¿Qué dice de vos el que te llamés “Brayan” or “Dayana”?

Nada.

Dice mucho de la enajenación cultural que vive el capitalino promedio, posiblemente diga algo del nivel socioeconómico de tu familia también, pero de vos-vos, no dice nada. Uno trágicamente no elige su nombre. El nombre con el que a uno lo introducen al mundo no es determinante para el futuro del nene, pero sí lo va a ayudar o joder en el futuro.

Sigue leyendo

Anuncios